17 julio 2020

Alberto Garzón, te has equivocado otra vez

Por TipsterTrust

Me gusta:

2+

El Gobierno castiga sin perdón a las casas de apuestas: prohibida la publicidad para el fúbtol y los patrocinios a clubes.

Es curioso que se haya tomado una decisión así desde la DGOJ (Dirección General del Juego), y no por la dureza de las medidas, sino por la diferenciación explícita entre casas de apuestas y otros organismos regulados por la DGOJ como son la ONCE y Loterías y Apuestas del Estado, que han recibido un claro trato de favor, el cual ha levantado ampollas en las bookies que operan en España.

Mikel Arana, director general del juego desde el pasado 5 de mayo, ha entrado en su puesto con paso firme, y es  que en tal solo unas semanas, ya son 2 los borradores publicados con la intención de poner coto a un terreno que en este país carece de la regulación necesaria, las casas de apuestas campan a sus anchas.

Son muchas las medidas llevadas a cabo recientemente y se han dado pasos de gigante, pero todavía queda muchísimo camino por recorrer.

Los clubes de fútbol son un sector, que además de ofrecer entretenimiento a un grueso considerable de la población española, han visto mermada su actividad drásticamente durante el confinamiento debido a los parones ligueros, viendo muy reducidos sus ingresos durante estas semanas. Y es ahora, en la publicación del último borrador presentado a Bruselas, donde se prohíbe el patrocinio de los clubes por las propias casas de apuestas, lo que supondrá pérdidas millonarias para el sector. No pretendemos nosotros ser los abogados defensores de los clubes de fútbol españoles pero entendemos sus quejas cuando vemos que sí están permitidos los patrocinios deportivos tanto para para la ONCE como para SELAE (Loterías y Apuestas del Estado), esta última es principal sponsor de la federación de atletismo o de la de balonmano.

Mikel Arana, del equipo de Alberto Garzón, afirmaba en una entrevista que “los clubes de fútbol y los medios de comunicación tendrán tiempo para adaptarse a la pérdida de ingresos que va a suponer el cerrojazo a la publicidad de las apuestas”. Desde nuestro humilde punto de vista, esta esa una medida, que si bien será toreada con salero por los clubes más grandes, va a hacer mucho daño a aquellos equipos más humildes a los que probablemente les cueste muchísimo más encontrar un patrocinador sustituto.

La verdad, es que desde un punto de vista simplista podemos observar que cuanta menos publicidad, menos consumidores de apuestas deportivas, y por tanto menos ludopatía entre nuestros jóvenes, y no tan jóvenes, y esto es algo que deseamos de corazón.

Pero, nos preguntamos, si de verdad queremos proteger la ludopatía, hay un comportamiento en las casas de apuestas que debe ser, cuanto menos observado, actualmente las casas de apuestas distinguen entre 2 perfiles de apostadores:

  • Apostador perdedor: es aquel que apuesta por diversión, el más vulnerable a la publicidad engañosa, en ocasiones apuesta más dinero del que está dispuesto a perder, apostará poca cantidad a cuotas altísimas para hacerse rico en 1 día, o incluso grandes cantidades a cuotas “seguras” porque “Es el Real Madrid y no puede perder” o porque “¿Cómo va a perder el Barça si juega Messi y esta victoria es muy importante?”. Este es el apostador que se rifan las casas de apuestas, un apostador rentable al que incentivarán con bonos, dinero gratis e incluso experiencias VIP de fines de semana para asegurar que este jugador siga perdiendo dinero.
  • Apostador profesional: es aquel que apuesta de una manera metódica y analítica, tiene perfectamente medido cuánto dinero va a apostar y no apuesta ni 1 céntimo más, ni 1 céntimo menos, apuesta siempre las mismas cantidades y busca ganar dinero en el medio/largo plazo. Este es el apostador al que se limita las cantidades a apostar a céntimos, se bloquea el acceso a la plataforma y otras medidas a nuestro juicio no del todo acertadas.

Don Alberto Garzón, don Mikel Arana, si de verdad quieren proteger a los más vulnerables, ¿no tendría sentido limitar y bloquear a los apostadores perdedores y no a los ganadores?